Número 1

nº 1

Portada:
Y con estos 5,
te hacen los 40.

CACHETEJACK

Cachetejack, el equipo autor de la portada, se formó y vive en València (casi siempre).

Cachetejack tiene cuatro manos, dos corazones, cuatro orejas y un par de narices.

Se autodefinen como muy simpáticas físicamente y pertenecen a esa tradición valenciana de artistas que trabajan a dúo (véase equipos Crónica, Realidad, Límite…) para poder aportar un mayor número de miradas combinadas, sugerentes y peculiares, y conseguir así situaciones más cercanas al lector/espectador.

Y también para tener a alguien con quien hablar en el trabajo, que como ellas mismas dicen, se basa en las risas y la cotidianidad, el color y la energía, el humor y la ironía…

Cachetejack tiene cuatro ojos, los de Núria Bellver y Raquel Fanjul, pero una sola mirada.
Esta es su web.
Sello: ©Cachetejack

CARMEN-FRAN

Carmen Frontera y Fran Mengual, viven en València, donde nacieron.

La cabeza de Fran es un almacén lleno de proyectos en proceso. La de Carmen es una sencilla paleta de colores con la que plasma sus ideas.

Carmen necesita convertir su trabajo siempre en algo luminoso, sin importar la oscuridad de la que vengan sus temas. Fran precisa trabajar en muchas cosas diferentes, para luego juntarlas todas en una sola historia.

El trabajo de Fran tiene siempre un punto macarra. El de Carmen es su propio reflejo y no es difícil ver su corazón.

Carmen, cuando no está nadando en un mar de dudas, es rápida y resolutiva. Fran prefiere pasearse entre el cómic, la fotografía y la escritura.

Entre los dos atesoran miles de libretas: las de Fran están sin usar porque utiliza los manteles de los bares para dibujar y Carmen las devora como gominolas.

Esta es la web de Fran.
Esta es la web de Carmen.
Sello: ©Frontera-Mengual

Cuando Alfons Aladreta nos ofreció reseñar la decimotercera edición de Tenderete* para The Valencianer no podíamos creerlo, pero inmediatamente nos pusimos el chip periodístico y equipados de lápiz y bolígrafo nos dejamos caer por el festival en busca de material suculento para nuestra crónica.
Tras la desafortunada inundación a causa de las fuertes lluvias de diciembre, las mesas tuvieron que mudarse a los pasillos de Las Naves** dándole un toque más auténtico y mucho más cercano. Fue ahí, cerveza en mano y con unas cuantas a nuestras espaldas, cuando nos dimos cuenta de qué es lo que hace especial al Tenderete: la gente que va todos los años, los que van por primera vez, los autores de aquí, los autores de fuera, los músicos… toda esta comunidad de gente aficionada a los fanzines tan especial.
Hemos podido comprobar como la ilusión se mantiene a los dos lados de la mesa, tanto en los que compran como en los que venden. Nos hemos querido centrar en la gente con ganas de ver cosas nuevas, con ganas de fiesta, o simplemente con nada mejor que hacer.
Y así hemos confeccionado un retrato del festival, de su flora y fauna, de las conversaciones que se oyen ante cada puesto y, al final, aportamos nuestra contribución al Mapa de la Valencia Invisible.

*Tenderete es el festival de autoedición gráfica y sonora por excelencia de Valencia.
Esta es su web.
**Las Naves es un espacio municipal de innovación y creación artística.
Esta es su web.

(CONTINUARÁ…)

Poco después de la salida del número 0 de The Valencianer, recibimos un mensaje de Carlos Michel Fuentes, creador de El Mirlo, la tienda de dibujos y camisetas protagonista del primer hito en el mapa de la Valencia invisible:

“Acabo de cerrar la jaula de la calle Purísima. No se muy bien si para salir volando o para caer sencillamente al vacío… no lo sé… Descolgué los dibujos de las paredes. Cerré la tienda compañero, con el dolorcito que acompañan estas “perdidas”. Cambio la jaula por la cueva de mi casa, la armazón expuesta por el agujero oscuro.
Sigo online aquí pero no es lo mismo, mientras busco un local mayor y más visible a donde regresar y continuar la locura. No me rindo. Me tomo un tiempito para recuperarme. Te adjunto fotografía de la tienda. ¿Puedes ver los espíritus?”

La invisibilidad, en este caso, ya no es una metáfora. Seguiremos con atención el vuelo de este mirlo. Suerte, amigo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.